Lorrie Moore


Estoy en estado de coincidencia, que en mi caso se da cuando todas las cosas se suceden de forma casualmente premeditada. Oyes a un camarero decir "Príncipe Azul" y, unas horas después, una persona a la que lees te habla de cuentos de príncipes azules. Alguien cercano escribe sobre Jenny, reina universal de la belleza, y te pones a darle vueltas a qué te recuerda, hasta que finalmente das con el motivo: Byrds of America, «Pájaros de América» -precisamente, como el pájaro carpintero de Canadá de hoy mismo de Faren- de Lorrie Moore, que leíste hace muchos años. Me ha costado la misma vida encontrarlo -no recordaba el nombre del libro, y menos aún de la autora- entre mi ya muy menguada biblioteca. Pero aquí está. Un libro de cuentos al estilo Jenny literario norteamericano, que a mí me gustó sobremanera en su día y que mañana -hoy ya no, que es muy tarde- releeré; con títulos de cuentos impagables y tristes como Gente así es la única que hay por aquí: farfullar canónico en oncología pediátrica. Se tenía que llamar ese libro precisamente «Pájaros...», justo el día de la inauguración de la cabecera de este sitio de pájaros, incluyendo a Fritz como pájaro mayor. ¿O era un gato, Helter? Estado de coincidencia.

Arriba, Lorrie Moore en su casa neoyorkina. Abajo, su libro en la mía, con enlace a una antigua reseña.


11 Revelaciones:

faren dijo...

Pues sí es bonita la cabecera, sí. Gracias por la recomendación literaria.

Helter dijo...

Sobre todo este show de las misses, me gustó bastante la primera parte de Little Miss Sunshine, pero luego se perdía en eso que les pasa a los americanos cuando intentan copiar el cine europeo, o lo que ellos creen que es el cine europeo. Si es que el cine europeo existe como tal.

Badil dijo...

Le agradezco infinito que me añada a sus amigos. Yo todavía no se hacer eso (amigos si, creo, lo de añadir digo).
Y como hacen ustedes para saber de donde les ven? Y poner mapas o culos?

Harry Sonfór dijo...

Badil, nos guiamos por el Fiji, que es esa caja con un mapamundi con banderitas. Verás Que Arkab y otros lo tienen (bien, Helter también pero...). Pica sobre él y sigue las instrucciones para tener tu fiji en tu blog. Es muy sencillo.
Lo de la lista de blogs también es cosa sencilla. Te vas a personalizar, ahí te sale una plantilla, le das a «añadir un elemento de página» y ahí tienes una lista de vínculos. La añades, la rellenas y prau.

Helter dijo...

Badil, si quiere yo le presto mi culo. Simplemente, trátelo como le gustaría que trataran al suyo.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab. Que si sus pipis se portan bien y les quiere hacer un regalo le puede invitar a comer semillas de espinaca, que deben de ser como los ferrerorocher de las semillas. Oiga, es plantar semillas de espinaca y al poco rato encontrarme con unos agujeracos en la tierra que son para verlos. En la bolsita pone que esas semillas no son aptas para consumo humano ni animal, que no sé si ponerles un letrero para que lo vean, no se me vayan a poner malos, que es echar las semillas y ya están ahí haciendo agujeros. Semillas de espinaca. Están los pájaros de la zona apopeyaos.

Arkab dijo...

Gracias, Faren. En cuanto a la recomendación literaria, no haga caso; hágame caso. Yo sólo he expuesto un parecer, no era mi pretensión decirle «léase el niño del pijama a rayas, léase el niño del pijama a rayas; hay que leer el niño del pijama a rayas», porque puede que a usted no le guste y se diga tras leerlo «al que me recomendó el niño del pijama a ryas le tenía que estar picoteando el cráneo un piquer bois el resto de sus días». Y llevaría razón.

Arkab dijo...

Esto de no poder editar los comentarios es un rollo. Sale de todo, Dios.

Helter, durante la comida me he acordado de usted: en el capítulo de hoy de Futurama a Leela la hacen miss universo (a ésta de verdad, que había hasta una de metano del planeta no sé cuál) y ella «no, yo no; a mí no; que no quiero, oye, que no me va este rollo» y tal, pero cuando le han puesto la corona con un átomo atómico precioso en lo alto inventado por el doctor de las gafas de culo de vaso, se le hecho el culo pepsicola durante cinco segundos (los que tardaron en detectar el error el jurado). Que no digo que usted sea así, no; sino que a usted le cae bien Leela, estamos con lo de las misses y yo acabo de ver esto que le digo.

Gracias por la visita, Badil. Espero que le sirvan los consejos de Harry para lo del fiji. Tenga en cuenta que esto del fiji es lo más importante de un blog.

Helter dijo...

Jo, pues si el fiji es lo mas importante de un blog, lo tengo claro. Más que nada porque ya hace días que no me salen granos nuevos. Habrá que comer más chocolate. No me importa, si hay que comerlo, se come. Lo que me jode es que los granos de mi fiji no me los puedo rebentar yo sola, que no llego, necesito colaboración.
En cuanto a lo de las misses y tal... lo mejor que me ha dicho en mi vida alguien que realmente no tenía ningún interés en mí como objeto sexual, fue: sí, vale, no eres guapa, pero tienes algo.
Pues vale -pensé-, habrá que buscarse la vida con ese algo...

Arkab dijo...

Me parece muy bien, Helter; aunque lo de "no eres guapa" se lo podía haber ahorrado quien lo dijo.

En el caso de la nueva mutación de pájaros Popeye se me ocurren las siguientes soluciones, Harry:

1)Ponerle el cartel pero sin faltas de ortografía (compruébelo).

2)Que espere agazapado tras su ventana y cuando los vea la abra de golpe y, asomando medio cuerpo, diga enérgicamente mientras agita las manos las palabras mágicas de Marcial (el de muchachadanui):¡FUERA PÁJAROS, LAS RATAS DEL AIRE! Si usted no dispone de tiempo, hable con su vecino de ra astralica para que le eche una mano.

3)Que busque una cubierta de tela metálica que no puedan traspasar.

4)Por último, los campesinos y amantes de la huerta de por aquí suelen colgar discos de cd's, que al girar con el viento reflejan el sol ahuyentándo a los pájaros. Este remedio, me dicen los más conocedores de dicha técnica, es infalible si se emplean cd´s en los que previamente se ha grabado el disco que sacaron Azul y Negro allá por los años ochenta.

Arkab, tu pajarero amigo.

Harry Sonfór dijo...

Nada, lo de los CDs no puede ser, que tengo un huerto tan pequeño que si pongo tres cd's me quitan todo el sol a las lechugas. Esta noche (además, con luna llena o casi) he vuelto a plantar semillas de espinacas. Algunas semillas han germinado, y ahí he descubierto que los pipis son animales con buen corazón, que dejan unas cuantas semillas para no darme sofocón. Son buena gente, que se alimenta pero sin abusar. Por otra parte, esta noche he visto a un pedazo de, qué sé yo, mochuelo o búho, persiguiendo a otro a toda prisa, y el otro (imagino que la mochuela o la búha) ahí venga a correr. Claro, con los gritos que le metía el de atrás como para quedarse quieta. ¡Qué vozarrón! ¡Qué griterío!


The Goldfinch Carel Fabritivs (1654, año de su muerte)

Ernst Haeckel

Ernst Heinrich Philipp August Haeckel
(* 16. Februar 1834 in Potsdam; † 9. August 1919 in Jena)
war ein deutscher Zoologe und Philosoph.

Portraits

Lithographies

Kunstformen der Natur


El órgano fantasma

«Cuenta Montaigne que cuenta el piadoso Santiago de la Vorágine que en un pueblo de Alsacia vivía un hombre que tenía adherido a su cuerpo el cuerpo más pequeño de otro hombre, una especie de bebé descabezado que se clavaba a su huésped más grande a partir del cuello. Un médico peregrino se ofreció a extirpar la anomalía con ayuda de un cirujano local. Una vez concluida la operación, el paciente se mostró muy agradecido y contento. El médico peregrino no le cobró un céntimo y a cambio sólo le pidió que le dejara llevarse el cuerpecillo extirpado y convenientemente disecado para exhibirlo por doquier como prueba de su talento. Semanas después, el paciente empezó a dar señales de una terrible melancolía: decía seguir sintiendo la presencia de aquel cuerpecillo, como si aún lo llevara adherido a sus carnes y declaraba que su ausencia le hería el espíritu mucho más que otrora su presencia el cuerpo. Según algunos comentaristas, el hombre acabó vagando por la tierra como un alma en pena. Otros autores afirman que el paciente sencillamente murió de tristeza dos meses después de la cirugía. Respecto a la suerte del médico el veredicto de todos es unánime: pagó su vanidad con la muerte a manos de unos salteadores de caminos». Monstruos y fenómenos extraordinarios de la Edad Media, Patricio Ferrufino S.J.
Citado por Santiago Cárdenas