Cocina, Ciencia y Logia




Atentos que vuelve hoy la sincronicidad junguiana. Como sabrán, Tom Cruise estuvo aquí en Sevilla hace unos días. Mientras algunos tuvieron la gloriosa suerte de verlo obligatoriamente en alguno de los múltiples atascos que provocó el rodaje de su película en la ciudad, servidor coincidió con él, su esposa, Katie Holmes, ese engendro que es ya Cameron Diaz y otras cuarenta mil personas en un partido de la Champions del Sevilla contra un equipo escocés y protestante (observen que introduzco la religión para compensar la tensión sexual provocada por la aparición del matrimonio Cruise en el relato). Por otra parte, en un arrebato de originalidad, ayer me fui a ver con mi hijo pequeño Avatar, una mezcla en minipímer de Titanic, El Señor de los Anillos, El Laberinto del Fauno, Dune, Apocalypse Now y el Informe Anual del IPCC. Por último, acabo de ver que hoy Badil ha puesto en su blog una bonita entrada de inventos holandeses. Total, que me he dicho para mis adentros «esto se merece un homenaje, en entrada mangurrina, a la teoría de la sincronicidad junguiana». Et voilà: arriba una foto del invento con el que L. Ron Hubbard demostró que los tomates sufren cuando son cortados en rodajas y debajo una receta culinaria sobre cómo preparar placenta al modo australiano.

Placenta picante australiana
Ingredientes (para 2 personas):
# 250 gramos de placenta humana fresca, cortada en tiras finas (aproximadamente la mitad de la placenta de un bebé de 2,8 Kgr. ó 1/3 de un bebé de 4,1 Kgr). Si su matrona, o la de su señora, es de confianza, aproveche y pida también el cordón umbilical.
# 1 cebolla
# 2 dientes de ajo picados
# 1 cucharada de aceite de oliva
# romero
# sal
# pimienta
# comino
# fideos de arroz
# chile rojo (ojo, que esto no es una canción de Víctor Jara sino una guindilla)
# chalotas
Preparación
1. Cocine la cebolla en aceite de oliva hasta que esté transparente.
2. Añadir el ajo picado.
3. Mezcle todo con la placenta (y el preciado cordón umbilical si lo ha conseguido).
4. Saltee todo rápidamente.
5. Añadir una pizca de romero fresco y 1 ó 2 cucharaditas de comino.
6. Añadir una pizca de sal y pimienta molida al gusto.
7. Colocar sobre una cama de fideos de arroz y adornar con rodajas finas de chile rojo y las chalotas.

8 Revelaciones:

Harry Sonfór dijo...

Le juro que cuando escuché de crío el experimento con los tomates de Ron Hubbard me pegué varias semanas pallá. Luego, con el tiempo, creo que lo superé, pero que anduve ahí pensando en los pobres tomates llorando, en las lechugas sufrientes y en todo aquello como Clarice Sterling con los corderos durante un buen tiempo.
Pues igual no voy a ver Avatar, no, que el otro día echaron el trailer en el cine y no... y como que no...

lady in the radiator dijo...

Oiga, pues parece sencilla la receta. Me la apunto en el Libro de recetas para impresionar a los comensales (o no) invitados.

miguelgato dijo...

¿Será porque los moñacos esos azules tienen los ojos mu separaos, tio Harry?

Harry Sonfór dijo...

Pues va a ser por eso, miguelgato. Y porque pusieron el trailer con el volumen muy alto. Asordaba. Y venga soldaos corriendo, y venga guerreros azules sobre bichos de colores, y venga helicópteros enormes. Era como una película de Tarkovski pero al revés.

Miranda dijo...

Tengo dos agapurnis.
Me miran fijo.
Pero fijo fijo.

Peazo jaula, peazo gorrinacos, to ello lleno de trozos de todo lo que tronchan.

Y gritan como locos, sobre todo después de darse esas sesiones de sauna en la peazo bañera.

Ay!

Badil dijo...

Cagüen la leche. Anteayer tiré mi última placenta con los restos de la nochebuena. Si lo llego a saber antes ya tenía solucionada la cena de fin de año.
Que gracias por el enlace, Arkab. Ha sido precioso y el cura ha estao cumbre.
(Miranda, no sabía lo que era un anapurni y lo he buscao en el gugle.
Tiene usté dos sicópatas. Ya lo siento.)

anagadner dijo...

Arkab, que le deseo de verdad que siga así todo el año y más.Feliz año y feliz blog

Alberich dijo...

Apetitosa receta, Arkab! Que tenga un feliz 2010 y que el Sevilla gane todo lo que se tercie...


The Goldfinch Carel Fabritivs (1654, año de su muerte)

Ernst Haeckel

Ernst Heinrich Philipp August Haeckel
(* 16. Februar 1834 in Potsdam; † 9. August 1919 in Jena)
war ein deutscher Zoologe und Philosoph.

Portraits

Lithographies

Kunstformen der Natur


El órgano fantasma

«Cuenta Montaigne que cuenta el piadoso Santiago de la Vorágine que en un pueblo de Alsacia vivía un hombre que tenía adherido a su cuerpo el cuerpo más pequeño de otro hombre, una especie de bebé descabezado que se clavaba a su huésped más grande a partir del cuello. Un médico peregrino se ofreció a extirpar la anomalía con ayuda de un cirujano local. Una vez concluida la operación, el paciente se mostró muy agradecido y contento. El médico peregrino no le cobró un céntimo y a cambio sólo le pidió que le dejara llevarse el cuerpecillo extirpado y convenientemente disecado para exhibirlo por doquier como prueba de su talento. Semanas después, el paciente empezó a dar señales de una terrible melancolía: decía seguir sintiendo la presencia de aquel cuerpecillo, como si aún lo llevara adherido a sus carnes y declaraba que su ausencia le hería el espíritu mucho más que otrora su presencia el cuerpo. Según algunos comentaristas, el hombre acabó vagando por la tierra como un alma en pena. Otros autores afirman que el paciente sencillamente murió de tristeza dos meses después de la cirugía. Respecto a la suerte del médico el veredicto de todos es unánime: pagó su vanidad con la muerte a manos de unos salteadores de caminos». Monstruos y fenómenos extraordinarios de la Edad Media, Patricio Ferrufino S.J.
Citado por Santiago Cárdenas