Hoy es 23 de Enero


Harry, todavía estoy esperando a que me añada a su lista de amigos en su página de fasebuq. Bien, vale, ya sé que no la tiene, pero por intentarlo que no quede. Un abrazo y, por favor, espero que nadie pinche aquí.

6 Revelaciones:

Harry Sonfór dijo...

Ay, qué cosa más preciosa, qué alegría me ha dao, Arkab. Muchas gracias. Cosa más bonita no hay. Ay.
Mire, hace un rato mi señora me ha regalado la Nueva gramática de la lengua española de la RAE. Dos libracos gordos como los muslos de Falete llenos de letras para que me los lea y haber si asi hablo de una puta ves con priopiedad, copon ya. Madre si tienen letras. Gracias gracias.

Helter dijo...

Buenoooo Arkab la que ha armao... ¿Usted sabe la de fanes que van a ir ahora corriendo al blós de Harry para felicitarle en plan pelota como si tuvieran la fecha apuntada en la agenda del ifón?
Desto, le dejo, que voy corriendo al blós de Harry.

lady in the radiator dijo...

qué grande.
También yo voy corriendo, a ver si consigo estar entre las 30 primeras...

Alberich dijo...

Es usted un genio Arkab. Y muchas gracias por hacernos memoria...Vamos a colapsar el blog del bueno de Harry a la voz de YA...

Spanique dijo...

Yo también espero que me añada desde hace.... Y "usté", ¿"ande" anda, que me lo añada?

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que primero he votao yo como que cumplía pero luego ha llegado mi señora, le he preguntado que si cumplía y ha dicho que vamos, la cosa ya no es cumplir sino más, que el verbo cumplir lo inventó el altísimo para dar sentido a mi vida y como reconocimiento de mi buena labor, así que he tenido que cambiar el voto. Así como se lo digo.


The Goldfinch Carel Fabritivs (1654, año de su muerte)

Ernst Haeckel

Ernst Heinrich Philipp August Haeckel
(* 16. Februar 1834 in Potsdam; † 9. August 1919 in Jena)
war ein deutscher Zoologe und Philosoph.

Portraits

Lithographies

Kunstformen der Natur


El órgano fantasma

«Cuenta Montaigne que cuenta el piadoso Santiago de la Vorágine que en un pueblo de Alsacia vivía un hombre que tenía adherido a su cuerpo el cuerpo más pequeño de otro hombre, una especie de bebé descabezado que se clavaba a su huésped más grande a partir del cuello. Un médico peregrino se ofreció a extirpar la anomalía con ayuda de un cirujano local. Una vez concluida la operación, el paciente se mostró muy agradecido y contento. El médico peregrino no le cobró un céntimo y a cambio sólo le pidió que le dejara llevarse el cuerpecillo extirpado y convenientemente disecado para exhibirlo por doquier como prueba de su talento. Semanas después, el paciente empezó a dar señales de una terrible melancolía: decía seguir sintiendo la presencia de aquel cuerpecillo, como si aún lo llevara adherido a sus carnes y declaraba que su ausencia le hería el espíritu mucho más que otrora su presencia el cuerpo. Según algunos comentaristas, el hombre acabó vagando por la tierra como un alma en pena. Otros autores afirman que el paciente sencillamente murió de tristeza dos meses después de la cirugía. Respecto a la suerte del médico el veredicto de todos es unánime: pagó su vanidad con la muerte a manos de unos salteadores de caminos». Monstruos y fenómenos extraordinarios de la Edad Media, Patricio Ferrufino S.J.
Citado por Santiago Cárdenas